¿Qué es el IPPPA?

El IPPPA, Instituto de Políticas Públicas de Protección Animal, es un organismo educativo destinado a ofrecer y proporcionar a las administraciones públicas formación técnica en materia de protección animal. El objetivo del mismo es que el funcionariado con competencias en dicha materia profundice en la normativa existente en este ámbito y adquiera los conocimientos y recursos necesarios para diseñar y gestionar políticas públicas de protección animal efectivas. El IPPPA dispone de una plataforma de e-learning a través de la que se imparten cursos de forma práctica e interactiva, para permitir un aprendizaje rápido y eficaz por parte de su alumnado. También se ofrecen cursos presenciales y se diseñan cursos a medida, según las necesidades concretas de cada administración.

El IPPPA funciona como una gran comunidad educativa donde quienes tienen algo que enseñar sobre protección animal y quienes quieren o necesitan aprender sobre ella, pueden encontrarse e intercambiar esos conocimientos de forma metódica, segura y práctica.

Estamos frente a una herramienta puesta al servicio de la comunidad, un puente entre el conocimiento civil y académico sobre la gestión de la protección animal y las administraciones y gobiernos que quieran aprenderlas y aplicarlas en el ámbito público.

¿Cómo surgen las Políticas Públicas de Protección Animal (PPPA)?

Una nueva oleada de organizaciones y personas preocupadas por la protección de los animales y el reconocimiento de sus derechos como seres sintientes ha orientado su activismo hacia la incidencia política y pública (cambio en las iniciativas de carácter normativo, ya sea para dictar nuevas disposiciones legales o para modificar las existentes, nuevo tratamiento legal y gestión pública de las poblaciones y animales, etc), a diferencia de las organizaciones de protección animal que surgían hace algunas décadas, donde el activismo se orientaba a la gestión cívica o iniciativa privada en formatos de ONGs, protectoras de animales o grupos informales organizados.

Como consecuencia de esta incidencia política, las administraciones públicas pasaron de la lógica del “control de los animales” a la lógica de la “protección” de los mismos. Todavía podemos encontrar algunas administraciones que mantienen las direcciones y dependencias encargadas de los animales en el ámbito de “Salud Pública”, ya que arrastran viejos conceptos de “mantener a raya” a las otras especies para que no afecten la vida de los humanos. No obstante, la mayoría de dependencias encargadas de la gestión de los animales se encuentran en el área de Medio Ambiente, promoviendo la convivencia entre los seres humanos y los otros animales.

Políticas Públicas vs Iniciativas Privadas: un ejemplo práctico

Las iniciativas privadas hicieron que la intención se volviera conocimiento. Hace varias décadas, miles de personas en todo el mundo cuidaban colonias de gatos alimentándolos y protegiendo los espacios donde se escondían de los peligros de la vía pública, pero esas personas no tenían en aquel entonces el conocimiento técnico para solucionar ese problema, para evitar que existieran colonias felinas. Fue la determinación de muchas personas particulares y voluntarias lo que acabó logrando diseñar un protocolo de intervención para estos casos que se denominó CES (Captura, Esterilización y Suelta) y que cumple un doble objetivo: el de corto plazo, mejorando el bienestar de esos animales, y el de largo plazo, evitando que proliferen esas colonias. 

Años más tarde, ante la continuidad de la problemática de los gatos callejeros y los problemas de convivencia reflejados en las múltilples quejas de la ciudadanía, muchas administraciones públicas comenzaron a trabajar conjuntamente con la sociedad civil para conocer el método CES y saber como aplicarlo. En ese momento la administración empezó a ocuparse de un tema que le correspondía, y la sociedad civil pasó de ser ejecutora a formadora, acompañante e incluso controladora del buen hacer de las fuerzas y organismos públicos. 

El método CES es un claro ejemplo de lo que plantea el IPPPA: el rol de la protección animal debe ser realizado con los poderes públicos, y el conocimiento adquirido por la sociedad civil, atesorado hoy por las organizaciones de protección animal. 

Protección Animal vs Control de Animales

Hace algunas décadas la gestión de animales no tenía una lógica de protección y convivencia, sino más bien de control y persecución. Para controlar la cantidad de animales de familia, como perros o gatos, no se recurría como ahora a la esterilización (técnica y éticamente probadas), sino que se apostaba por la matanza de todos aquellos animales que “sobraban”. Todavía hoy algunas ciudades poco evolucionadas siguen apostando por la matanza en detrimento de la gestión ética, pero tanto desde el enfoque económico como el ético, el técnico y el científico, se ha podido demostrar que solo existe un camino aceptable para gestionar estas poblaciones, que es el que la sociedad solicita y la moral de nuestra época permite

¿Qué son entonces las Políticas Públicas de Protección Animal (PPPA)?

Se trata de cualquier decisión o acción que se encuadre en el ámbito legislativo, ejecutivo e incluso judicial, y que afecte a la protección de los animales como individuos y como especie. Por ejemplo, aprobar una ordenanza de protección animal, la gestión de las colonias felinas, la creación de un Consejo Municipal de defensa y convivencia de los animales o, incluso, la emisión de una Circular de Fiscalía para interpretar un artículo del Código penal sobre maltrato a los animales.

¿Porqué es necesario el IPPPA?

Hasta hace muy pocos años, era la ciudadanía, y especialmente las ONGs, las que se dedicaban a cumplir la labor de gestionar la protección de los animales. En la actualidad esta situación ha cambiado y la sociedad está cada vez más concienciada y preocupada por la protección y los derechos de los animales, y son múltiples las normas que se han ido aprobando y que obligan a los poderes públicos a hacerse cargo de tal situación. El problema radica en que, en muchas ocasiones, las administraciones públicas desconocen esta materia y carecen de los recursos necesarios para implantar determinadas políticas públicas de protección animal. Sin embargo, son las ONGs las que disponen de todo el material necesario, así como de profesionales formados en la materia, que llevan muchos años dando cumplimiento a esta función pública. 

Es por ello que se hace necesario el IPPPA, para hacer de puente, de intermediario, entre las ONGs y las administraciones públicas y así poner a disposición de las segundas los recursos con los que ya cuentan las primeras.

¿Cómo funciona el IPPPA?

A través de una plataforma de e-learning en la que estarán disponibles diversos cursos relacionados con las PPPA, y a la que se podrá acceder tanto para realizar estos cursos como para impartirlos o para solicitar otros a medida. Ello será posible registrándose de forma sencilla a través de la página web del IPPPA, que dará acceso a la plataforma. 

La mayoría de cursos estarán disponibles solamente en versión online pero cabe la posibilidad de que el personal a cargo de las administraciones solicite que se impartan de forma presencial. Las administraciones públicas que lo deseen pueden solicitar al IPPPA la creación de cursos específicos para formarse en alguna materia concreta. 

Quienes deseen impartir cursos mediante el IPPPA deberán enviar una ficha técnica del curso que proponen, en la que se debe incluir: Título del curso, descripción breve, objetivos, territorio, destinatarios/as, idioma, precio, nombre y apellidos del/la docente, perfil profesional del/la docente, modalidad (online, presencial o semipresencial) y duración. El IPPPA analizará esta información para ver si se adecua a los criterios establecidos y se pondrá en contacto con el/la docente a fin de orientarle para estructurar el curso y seguir el resto de pasos pertinentes para poder incluirlo en la plataforma, todo ello si considera apropiado tanto el contenido del curso como el perfil del/la docente. 

Quienes quieran ser alumnos/as del IPPPA podrán solicitar el acceso a la plataforma de modo sencillo y cursar alguna de las formaciones disponibles o bien solicitar, motivadamente, la creación de un nuevo curso adaptado a sus necesidades. Además el IPPPA suscribirá convenios con administraciones públicas de diferentes lugares para afianzar todo el proceso formativo.